Millennium Insurance aconseja: seguros y expatriación

Millennium Insurance aconseja: seguros y expatriación

¿Eres mayor? ¿Sueñas con irse a vivir al extranjero para disfrutar de un retiro bajo el sol? ¡Sepa todo lo que necesita saber sobre medicina y atención en el extranjero cuando se establezca en Tailandia o Costa Rica! Millennium Insurance Leader Subscription, especialista en seguros de construcción, brinda algunos consejos sobre cómo actuar durante un viaje.

Expatriación y salud

Cuando elegimos la expatriación, ya no dependemos necesariamente de la medicina francesa. Es cierto que algunos expatriados todavía dependen de él, pero en general, cuando uno es expatriado y deja la matriz que conocemos en Francia, por ejemplo, es aconsejable contratar un seguro médico privado que se encargará de todos ¿Qué es medicamentos, atención, intervenciones, hospitalización y atención?

Lo que necesita saber es que en algunos países los servicios son de muy buena calidad desde el punto de vista médico. Según Millennium Insurance Leader Subscription, a menudo escuchamos que solo en Francia y Europa podemos recibir atención de calidad. Excepto que es falso incluso si, hasta el día de hoy, todavía hay algunos países, especialmente en África, donde según la situación médica, las personas deben ser repatriadas a su pais para acceder a equipos médicos y cuidados más importantes.

Elija su seguro

Tomemos los casos de Costa Rica, o Tailandia, dos destinos preferidos por las personas mayores, las personas con seguro privado están bien atendidas, la atención es buena y los expatriados cuentan con un buen respaldo del seguro de salud. Por otro lado, Millennium Insurance Leader Subscription le recuerda que debe saber cómo contratar una buena aseguradora, teniendo en cuenta los diferentes niveles de precios.

Medicación sin intermediarios

Cuando uno es expatriado y uno tiene un buen seguro de salud, no es necesario tener una receta, en particular en Costa Rica. Un médico o farmacéutico están presentes y dan consejos a los clientes. Luego, el médico proporciona una factura en la que se anota el nombre de la persona para la que se compraron los medicamentos. Simplemente envíe la factura a la aseguradora para obtener un reembolso.